martes, marzo 22, 2005

Taxi

Tomar un taxi en la Ciudad de México, es una experiencia rara, seguramente lo es en muchas partes del mundo y por eso han salido programas como Taxi Libre y demás “visiones creativas” de productores de televisión.

Podría decir que hay varias categorías de chofer, taxistas u operadores de taxi.

El Mudo: No dice nada en todo el trayecto, hasta el momento en que te cobra, Ameniza tu viaje con la voz de Gutiérrez Vivo y los reportes del tráfico de Monitor Red. En cada alto toma su periódico “Metro”. Hay algunos que te prestan el periódico para que lo leas. Nunca lean en un coche en movimiento.

El Taxi –Reven: Por lo regular son taxistas jóvenes, manejan Pointer, Platina o Tsuru. Adornan su taxi con artefactos fluorescentes. Tienen su Sony X-ploid con una estación pop, con el disco pirata de los éxitos del momento o con Intocable.

El despistado: El que no sabe ni como llegar a donde le dijiste y en cada cruce te pregunta, ¿Ahora para dónde?, seguramente hacen eso para equivocarse, volverse a dar vuelta y cobrarte más.

El Filosofo: Comienzan esas pláticas existenciales-de-taxista, con la pregunta ¿Usted a qué se dedica? –Estudiante para después soltarse con frases como – “Nombre joven si yo hubiera seguido estudiando”,-“Échele ganas”, - “La cosa está difícil”, lo peor es cuando dicen – “No pues yo estudié Derecho o soy ingeniero del poli”.

Mi padre suele hablar con los taxistas y siempre comienza a “romper el hielo” con la pregunta “¿Hace mucho tráfico, no?, ya son muchos coches.
No sé porque hacen ese tipo de pláticas, será porque así se les pasa más rápido y de mejor manera su trabajo, sienten que de verdad le cambian la vida a la gente (puede ocurrir alguna vez) o será por sentirse menos culpables y distraernos de que el taxímetro este modificado

3 Comments:

Blogger es mi nombre Berenice said...

Yo trato de evitar los taxis por aquello de que soy mujercita y no me vayan a violar. Cuando no hay de otra, calladita, calladita.

10:33 a. m.  
Blogger Chickaenaprietos said...

Yo nunca puedo decir que no. Me empiezan a hacer la plática y respondo, pero yo preferiría leer las copias que no leí, escuchar el disco planeado o ver la ruta.

Cuando ya de plano me hartan hartan hartan, contesto con monosílabos, pero sin tratarlos muy mal, por que me da el susto que si se enojan me lleven por ay y me corten en cachitos...

12:41 p. m.  
Blogger Abominable Mario Flores said...

Pus yo siempre les hago la plática. Yo digo que ayuda para mantener en buen nivel la cordura en el carrito.

7:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home